Algo de música...

viernes, 10 de enero de 2014

Son días oscuros

Días en los que no te apetece abrir los ojos, levantarte y salir a vivir. Son días en los que no quieres ni despertar, días en los que te sientes más muerta que con vida. Y esos días se convierten en semanas, incluso meses. Meses que transcurren mientras ves el mundo con los mismos ojos, pero sin alma. Semanas en los que dudas de tu presencia. No te sientes, no sientes nada. Son días oscuros, pero te acostumbras a ellos. Casi tanto que vives muerta, juegas con la posibilidad de huir, pero no quieres. Todavía no. Quieres quedarte y sentirte querida, sentir a alguien a tu lado, pero no hay nadie porque desconfías. Desconfías hasta de tu propia sombra, y eso te hace débil. Débil en un mundo de fuertes, no encaja. Pero tienes un poco de esperanza y sigues, ya no caminas, ni corres, pero sí que continuas avanzando. Pareces un fantasma deambulando… pero, ¿sabes qué? Estás brillando, eres un fantasma que brilla en la oscuridad. Porque son días oscuros.

A.F.

07/01/14

No hay comentarios:

Publicar un comentario